Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

RELATO REAL

Hace muchos años un buen amigo y yo teníamos un puesto de hot dogs afuera de una funeraria , como el dueño era conocido nuestro, ocasionalmente nos hablaba para avisarnos si teníamos que ir bien cargados de comida o no, ya que entre más servicios había, mejor serían las ventas.Una tarde fue de éstas en las que todas las capillas estaban llenas, así que fuimos con bastante comida para vender, eran como las 10:00 pm , cuando un hombre salió de la funeraria, se dirigió a nosotros y pidió tres hotdogs, al terminar, dijo que regresaría a la funeraria y que en un momento saldrían su esposa y sus dos hijos , y que ella pagaría la cuenta, por un momento me pareció ver su mirada un poco rara, pero lógicamente estaba triste por la pérdida de algún familiar al que visitaba , pensé yo.

A los pocos minutos después de que se retiró, salió su mujer con sus dos hijos, quienes cenaron como había dicho ese señor. Al terminar, pidió la cuenta y al cobrarle, extrañada preguntó que a que se debía que fuera tanto, respondimos que era lo de ella, sus niños y lo que su esposo había comido , su rostro se puso frío y a la vez molesto, entonces preguntó …- Mi quien ? -Su esposo , dije yo , al tiempo que pensé que algún tipo nos había tomado el pelo para comer gratis, ella respondió que para ser una broma era de muy mal gusto mientras que se le llenaban los ojos de lágrimas , mi amigo respondió que no era broma, le dimos santo y seña del hombre que anteriormente se había comido tres hotdogs , ella en tono muy seco dijo ..

» Mi esposo falleció ayer, y es a quien estamos velando hoy «Yo no le creí , no podía ser cierto pensé que alguien mentía , acto seguido, entré a la funeraria a buscar al tipo , no lo encontré entre la gente , entonces un frío me recorrió la espalda, no quería asomarme a los ataúdes, me parecía ilógico !!Casi me desmayo de la impresión cuando vi aquel hombre, que hace unos momentos estuvo cenando a un lado de nosotros, tendido en el ataúd , la sangre se me heló , de pronto una sensación como de claustrofobia me invadió, sentí que en cualquier momento abriría los ojos para verme.

No se como logre salir de ahí sin desvanecerse , salí del lugar lo más rápido que pude , quería llorar de pánico , hasta que la señora me tocó el hombro , ofreciéndome la cantidad de dinero completa por todo lo consumido, cosa que me negué a aceptar , acto seguido desmontamos el puesto y ésa fue la última vez que trabajamos ahí.

Comparte esto

About author

Mira estas Historias

Nueva publicación
Publicación pasada