Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL EXTRAÑO COMPORTAMIENTO DE MI EX

En el 2009 conocí a un chico, trabajábamos en el mismo lugar y después de unos meses nos hicimos novios.Él vivía solo en ese entonces y me propuso quedarme en su casa por una noche, y yo acepté.Era temporada de frío y no tenía muchos muebles así que recuerdo que esa vez juntamos dos sillones de la sala para caber los dos juntos.Más tarde, él se quedó completamente dormido, pero yo no podía conciliar el sueño talvez porque me sentía un poco incómoda en ese espacio.En medio de la madrugada comencé a sentir un aire muy helado, ni las colchas me quitaban el frío, de pronto vi que la persiana de la cocina se movía muy rápido y pensé que tal vez era porque la ventana está abierta y que por eso hacía que estuviera frio.

Me levanté muy despacio para no despertar a mi pareja y cuando me acerqué me percaté que la ventana estaba cerrada, la persiana ya ni siquiera se estaba moviendo, de pronto en el reflejo de la ventana se me figuró ver a una pequeña silueta correr atrás de mí, tenía miedo aunque no estaba tan segura de lo que había visto, aún así era muy extraño que las persianas ya no se movieran pero tampoco me imaginaba que fuera algo del otro mundo, así que regrese al sillón e intenté dormir.

En la mañana le comenté a mi ex y él me dijo que tal vez entraba un poco de aire por otro lado de la casa, pero al platicarle de la pequeña silueta se me quedó viendo fijo y me platicó que dentro de su casa había visto duendes, la verdad yo me reí por nervios pensando que me estaba asustando, pero todo cambió cuando se molestó jurando que era cierto.Pasó el tiempo y lo que había sucedido ya estaba en el olvido, me volvió a pedir que me quedara con él en su casa, pero honestamente ya no quería regresar allí, simplemente le dije que si pero con la condición de que fuera en otro lado.Rentamos un cuarto para una noche, cuando llegamos cenamos y platicamos un rato, al ser ya un poco tarde decidimos irnos a dormir. Sin pensar la terrible noche que me esperaba…Esa noche concilie el sueño más rápido, pero no se si les ha pasado que cuando duermen en otro lado que no sea su cama se despiertan seguido, pues eso me pasó a mí.

Mientras dormía desperté de la nada y me percaté de algo escalofriante, mi ex se encontraba acostado frente a mi viéndome fijamente con los ojos bien abiertos y sin parpadear, tenía una mirada penetrante y me dio mucho miedo. Inmediatamente le hablé por su nombre y le pregunté: «¿que estas haciendo?» Pero el no me contestaba.

Le pregunte: «¿que pasa?, ¡contéstame, me esta dando miedo!» Pero el seguía sin decir nada, fue entonces que lo moví del hombro y reaccionó, me dijo que: «¿que pasa?» y le expliqué todo.

Me dijo que lo más probable es que se había quedado dormido con los ojos abiertos, pero les puedo jurar que era algo más en su mirada, parecía haberse desconectado del mundo.

Después de eso, se volvió a quedar dormido pero ahora no podía dormir tenía un poco de miedo, y mientras él dormía juro que se movía de una manera extraña a cada rato como si tuviera una pesadilla y se sobresaltara.

Más tarde, volvió a abrir los ojos y viendome fijamente, le dije: «¡ya basta!, me estas asustando, por favor ya no hagas eso» y él pintó una sonrisa macabra en su rostro; «no es gracioso, si sigues así me voy a ir» le decía hablándole por su nombre, cuando de repente habló con una voz muy gruesa y me dijo: «no soy (el nombre de mi ex) no te voy hacer nada por él, si no ya te estuviera ahorcando».

Cuando dijo eso en ese momento estaba aterrada, sentía que la sangre bajó hasta mis pies, lo único que se me ocurrió hacer es decirle: «ya basta» con una voz llorosa y moviendole el cuerpo.

De nuevo reaccionó diciéndome: «¡¿que te pasa?!» Mientras yo enojada le decía que parara de hacer eso, le expliqué pero no me creía, le dije que me regresara a mi casa pero él me decía molesto que no, era muy tarde y que solo quería dormir.

Obviamente me molesté levantandome de allí y me senté en el sillón que estaba a un lado de la cama, mientras él se volvió a dormir.

Mi ex, se había quedado dormido dándome la espalda y yo estaba distrayendome en el celular para dejar que los nervios se me pasaran.

Después de un rato comencé a escuchar que hablaba en voz muy bajita, así que para que me creyera decidí acercarme muy despacio y grabarlo con el celular, pero en eso escuché que su voz iba aumentando el volumen y me dijo: «¡no me estés grabando, no me estés grabando!».

Les juro que en ese momento se me puso la piel chinita, ¿cómo sabía que lo estaba grabando, si estaba dándome la espalda?.

Decidí salirme afuera del cuarto para sentarme y esperar que amaneciera (ni me fui solo porque era muy tarde y no tenía dinero) pero les juro que fue la peor noche de mi vida, después de ahí, ya no quise salir más con él aunque me prometió ir con algún especialista en el tema para que le dijera lo que estaba sucediendo.

Comparte esto

About author

Mira estas Historias

Nueva publicación
Publicación pasada