Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

馃巸LA MU脩ECA POSEIDA馃巸 ( Historia real )馃槮

La espeluznante historia que cont贸 una periodista mendocina revolucion贸 la ciudad de San Carlos y llen贸 de miedo a los vecinos a partir de los dichos de una mujer de 75 a帽os muy creyente.Seg煤n relat贸, la mujer que habitualmente recicla objetos desechados, la habr铆a encontrado en un basural y le llam贸 la atenci贸n el color rubio de su cabellera.

«Te quiero mam谩», dijo la mu帽eca luego de ser lavada y puesta al sol para secarse. Esa fue la primera de las frases que cambiar铆an su vida por completo.Seg煤n relataron los familiares de la mujer tras hacer averiguaciones, la mu帽eca hab铆a sido comprada en Chile junto a otras dos y pose铆an un sistema de respuestas verbales programadas. Aunque cuando escucharon «v谩monos a vivir solas, mam谩», supieron que no coincid铆a con los sonidos predeterminados.

«Este vestido no me gusta», comenz贸 a reclamar el objeto parlanch铆n que pon铆a una voz ronca cuando hablaba con la mujer. Esta ama de casa comenz贸 a compartir todas sus actividades con el juguete de pl谩stico para la preocupaci贸n de su familia que ped铆a terminar la ins贸lita relaci贸n. «Vos callate», le escucharon decir cuando el marido le ofreci贸 destruirla y «Sos una mala madre», ante el reclamo de una de sus hijas de carne y hueso.Otro d铆a anunci贸 que les iba a cantar y, aunque probaron mil veces apagando el bot贸n que ten铆a en su cuerpo, la macabra cant贸 casi una hora seguida.Su fe la llev贸 a consultar con un sacerdote de la localidad de Eugenio Bustos, quien bendijo con agua bendita el objeto y aconsej贸 a la se帽ora devolverla al lugar donde hab铆a sido encontrado.Seg煤n relataron los testigos, cuando fueron a quemar y enterrar a la mu帽eca maldita al mismo basural, sufrieron desperfectos mec谩nicos en el coche y hasta debieron hacerle frente a una tormenta de viento y tierra.

Pocos d铆as despu茅s, unos chicos cautivados por el relato rescataron a la mu帽eca para exponerla en la plaza y alimentar las supersticiones de la comunidad.

Fue una mujer muy creyente de la villa sancarlina la que cumpli贸 con la destrucci贸n del juguete, quem谩ndolo en el fondo de su casa.

Comparte esto

About author

Mira estas Historias

Nueva publicaci贸n
Publicaci贸n pasada